diumenge, 26 d’octubre de 2008

EMPEZAR CON UNA BUENA ALIMENTACIÓN (II)

Alimentos contra el estrés:
Con la palabra estrés definimos la tensión tanto mental como corporal provocada por situaciones límite o de cambio. No siempre ha de asociarse con trastornos negativos ya que muchas veces puede resultarnos beneficioso, eso si, siempre y cuando se controle y no afecte a nuestra salud.
Obviamente no es bueno vivir estresado y aunque muchas veces éste se asocia al trabajo o a los problemas económicos también puede ser causado o aumentado por una mala alimentación.
No existen alimentos buenos o malos contra el estrés. Cuando uno se encuentra en situaciones de tensión, es necesario, comer alimentos ricos en hidratos de carbono. Es preferible tomar patatas, arroz u otros cereales pues el tipo de glúcidos que contienen se absorben más lentamente por el organismo. En momentos de estrés también hay que prestar atención a los alimentos ricos en vitamina C ya que ayudaran a nuestras defensas; una buena idea seria tomarse un zumo de naranja natural cada mañana.
Parece obvio eliminar de la dieta substancias excitantes como las bebidas energéticas o el café que todo y parecer beneficioso en estas situaciones usado de forma continuada puede provocar fatiga u otros trastornos.

Como depurar el cuerpo de toxinas:
Con el ritmo de vida actual y por culpa de nuestra mala alimentación, el organismo se carga de substancias nocivas llamadas toxinas. Su origen es principalmente proteico o lipídico y es muy importante intentar eliminarlas antes de que nos causen trastornos.
Hay muchos métodos para eliminarlas del organismo. Es importante consumir gran cantidad de fruta o zumos y evitar al máximo las grasas o carnes. También es importante beber unos dos litros de agua al día ya que ayudarán a nuestros riñones.
Otra forma de eliminar toxinas es el ayuno, éste consiste en no comer durante un día entero, eso si, hay que consumir abundante agua. Es un sistema un poco drástico pero funciona bien dado que al no ingerir nada durante ese tiempo el organismo se depura.
Un sistema no tan extremo es consumir durante un par de días sólo uvas, este método mejorará tu digestión si eres una personas que sufre habitualmente de ardores (recuerda que además de uvas deberás beber los dos litros de agua al día).
El zumo de apio también es una buena solución ya que actúa sobre los riñones, en este caso lo deberíamos tomar entre comidas y combinar con otras frutas como la manzana.